Make your own free website on Tripod.com

 

 

HISTORIA DEL AJEDREZ

 

Algunas etimologías

 

            En francés antiguo, schec significaba <<botín>>, mientras que, en Alemán, schach significa <<combate>>. Ambas ideas están íntimamente ligadas; en efecto, ¿Quién dirige al combate y recibe el botín? La lengua árabe puede aclararlo; se sabe que el cheik es un jefe de tribu, un príncipe: El Cid era un señor, al igual que el caíd.

 

            Si pasáramos del árabe al persa, encontramos la palabra sha que indica siempre la máxima jefatura. De ahí schach (alemán), shak (ruso), scacchi (italiano), escac (latín), escacs (catalán), sjaak (noruego), etc.

 

            Si nos detenemos en este punto, es muy sencillo asociar el juego al rey que combate; sin embargo, existen otras raíces que conducen a significados distintos.

 

            Se sabe que la palabra <<capitán>> proviene del latín caput y que éste deriva del griego kephale, de donde tenemos <<encefálico>>, <<cefalograma>>, etc. Pero, ¿de dónde procede este vocablo?

 

            En sánscrito, que pertenece a la rama Satem del indoeuropeo, se han encontradas dos palabras relacionadas con <<cabeza>>: kapalam y cikka, que sería la más arcaica. La raíz cik, que significa <<examen>>, explicaría el sentido  inicial de la palabra: la cabeza es, para los sentidos, el lugar supremo de la observación.

 

            Así el ajedrez se convierte no sólo en el juego del jefe, sino también el  juego de la <<cabeza>> por excelencia, el juego de aquel que sabe observar.

 

            En la rama kentum se ha encontrado asimismo la palabra Kuko, que depende de algún modo de cikka. La raíz Kuk fue extendida hacia el oeste por los embajadores de la Edad de Bronce.

 

            Los pueblos que creyeron que las cadenas montañosas eran cabezas gigantes utilizaron esta raíz para nombrarlas. El Cáucaso es un buen ejemplo de ello.

 

            El vocablo <<ajedrez>> pertenece a una gran familia en la que intervienen el árabe, el persa, el griego y el latín.

 

            En los tratados medievales aparecen numerosos términos ajedrecísticos en latín tardío como. Ludus scacorum (juego del ajedrez) , scacum (jaque), scacco (dar  jaque), scaccus (ajedrecista), rex y regina o fercia (rey y reina), equus (caballo o caballero), miles (soldado), pes-pedis ( peón ), roccus (torre), etc.

 

            Sobre la palabra <<mate>> extraemos la siguiente cita del Diccionario Etimológico de J. Corominas:

 

            <<En Castellano, “mate” y “mat” ya están documentadas en el siglo XIII; en catalán, mat, Jacme Roig; en occitano antiguo, mat  ya aparecen en trovadores del siglo XII y también en francés medieval. Dozy partía del árabe mat,  “se murió”, en la frase del juego del ajedrez as-sah-mat (“el rey ha muerto”), pero más tarde admite (citando bibliografía)  que esto es una frase persa mal entendida por los árabes  donde mat es adjetivo de aquel idioma, con el sentido de “asombrado”, “fuera de tino”, “que no sabe que hacer”. Lo sería por razones cronológicas, pues no hay noticias de ajedrez en Occidente antes del siglo XI y “matar” era ya vulgarismo, por lo menos en el X.>>

 

            Del vocablo <<jaque>> nos sigue diciendo Corominas: <<Tomado del árabe sah “rey en el juego de ajedrez” tomado, a su vez, del persa sah “xah, rey de los persas”. Primera documentación: 1283, Libro de ajedrez de Alfonso X el Sabio (dar xaque= amenazar al rey,  darle al jaque).

 

            <<Como el juego del ajedrez fue trasmitido desde la India por los persas y los árabes, es natural que el vocablo venga de persa. En árabe, as, es frecuente  como nombre del rey del ajedrez, en muchos autores medievales desde 1100 por lo menos; además, la locución ‘a ‘wad  as-sah con que Almacarí (siglo XVII)  llama los trebejos o piezas, indica que el vocablo también se empleo allí como nombre del propio juego del ajedrez. . . . Sin embargo, lo normal  de un arabismo hubiera sido la transcripción por “f”, de suerte que es probable que hubiera influjo del sinónimo escaque, que aparece ya en este sentido en el Cancionero de Baena  (juego de escaque; harpas o escaques) y que se cita del poema de Fernán González; este es vocablo común con el catalán  (escac) en el siglo XIII, occitano antiguo (escac), francés (Echec, eschax, eschiec) desde el siglo XII, italiano  (scaco) desde el siglo XIII con Dante, Villani, etc.

 

            Esta raíz aparece en bajo latín en las formas scacci o scaccum desde el siglo XI, por lo menos ( Pedro Damiano, cardenal de Ostia). No es probable que deba separarse de la denominación perso-arábiga y castellana...>>